El proyecto GREENZO,  financiado por la Comisión Europea a través del instrumento financiero LIFE13 ENV/ES/000173, está coordinado por AIJU y participado por el centro de investigación ITQ-CSIC y las empresas WORTEUROPE y CAUCHOS KAREY.

El Óxido de Zinc (ZnO) GREENZO presenta una elevada área superficial, hasta cuatro veces superior a la de los ZnO comerciales, lo que ha permitido preparar catalizadores de reformado de etanol de alta actividad. El Óxido de Zinc (ZnO) se utiliza en el 90% de los procesos catalíticos de la industria química entre otras, como catalizador y soporte de catalizadores. La planta piloto GREENZO ha obtenido ZnO a partir del reciclado de residuos procedentes de la inyección de zámak, que ha permitido obtener catalizadores de reformado de etanol con alta actividad, incluso a bajas temperaturas (250ºC). La caracterización del ZnO, ha demostrado su elevada área superficial, hasta 4 veces superior a la de la mayor parte de los ZnO comerciales. Del mismo modo presenta un tamaño de partícula entre 2 y 3 veces inferior a la de los ZnO comerciales. Estas innovadoras propiedades del soporte derivan en la mejora de propiedades catalíticas del catalizador de reformado de etanol.El ZnO es un compuesto químico de color blanco, que se obtiene en el proyecto en forma de polvo. Es poco soluble en agua, pero muy soluble en ácidos. Se le encuentra en estado natural en la cincita.Las particularidades de las propiedades fisicoquímicas del ZnO, lo convierten en un material único con múltiples aplicaciones. Actualmente se utiliza acompañado de cobre y alúmina en la producción de metanol, el tercer producto químico más importante en la industria química. Asimismo, en el ámbito de las energías renovables, también ha sido utilizado con éxito como soporte de catalizadores de níquel y cobalto para la producción sostenible de hidrógeno (reformado de bioetanol), así como en la producción de biodiesel con altos rendimientos.