El 66º Congreso FEFPEB  en Cork (Irlanda)  y el 29º Congreso de las Federaciones Europeas de Ciencias y Tecnologías de los Alimentos (EFFoST) en Atenas (Grecia), celebrados  a principios del mes de noviembre han servido para presentar  nuevos estudios científicos sobre madera y seguridad alimentaria.

En Cork se presentaron las conclusiones de la investigación del consorcio francés “EMABOIS”  liderado por los investigadores F. Aviat y M. Federighi, que ha dado lugar a diversas tesis doctorales y artículos científicos con conclusiones en línea con el trabajo sobre envases de pescado realizado en España por José Juan Rodríguez Jerez de la Universidad Autónoma de Barcelona, presentado en Atenas.

Los resultados de este proyecto, formado por diversas autoridades de la investigación francesa como: Actalia, ESB, ESI Reims, FCBA, y ONIRIS, que también ha validado métodos y protocolos específicos de análisis microbiológicos y químicos en madera, confirman la inocuidad e higiene microbiológica de las superficies de madera, especialmente en el estudio en su contacto con productos frescos como frutas, hortalizas, pescados y productos lácteos.

Este estudio vuelve a demostrar, como otras investigaciones de los últimos años, el efecto antimicrobiano superior de la madera por inhibición física en diversos escenarios, sobre todo de abeto, pino y chopo, concluyendo en que su porosidad es una ventaja en este sentido frente a los materiales considerados “lisos”.

Conclusiones similares a las del  Profesor Rodríguez Jerez  dentro de su la evaluación sobre el comportamiento microbiológico tras el primer uso, de distintos envases de pescado en el mercado.  De hecho, el experto afirma que gracias a las propiedades antimicrobianas, la madera es el material que menos contaminación presenta después del contacto con el pescado. Además  el envase de madera preserva la calidad y la seguridad del pescado. Cajas de madera para pescado

Por su parte, Aviat y Federighi  también concluyen en que la eventual migración de moléculas naturales de la madera, sobre todo de compuestos orgánicos volátiles, es inofensiva para el consumidor. De hecho, sus investigaciones identifican sustancias inocuas, dentro del marco legal internacional y la literatura científica, que incluso se utilizan en el sector agroalimentario, farmacéutico o cosmético como espesantes, aromatizantes o colorantes naturales.

Si desea ampliar su información sobre el estudio “Evaluación de las propiedades higiénicas de los envases de madera de un solo uso para pescado“, puede acceder al siguiente ENLACE.

Fuente: www.fedemco.com
Imagen: www.fedemco.com