Estos días se está disputando el Mundial de fútbol Brasil 2014, un evento que tiene pendiente a millones de personas en todo el mundo. No obstante, parece que el elemento clave del campeonato pasa totalmente inadvertido: se trata de los plásticos.

Vayamos por partes. Lo fundamental para disputar un partido es el balón. Pues bien, desde el Mundial de México 86 el esférico se realiza con materiales plásticos. Estos materiales permiten que mantenga la misma forma tras ser golpeado, así como ser compatible para el juego con cualquier situación meteorológica.

Por otra parte, los jugadores llevan plástico desde los pies hasta la cabeza. Las botas contienen más de un 70% de plástico, tacos incluidos. Huelga decir que las espinilleras también componen un alto porcentaje de plástico puesto que es un elemento resistente y ligero. Los pantalones y las camisetas también están hechas, en menor medida que las botas, con plástico, convirtiéndolas en resistentes al agua, y mucho más elásticas para evitar roturas.

Cristiano-Ronaldo-botas

No vamos a descubrir el nuevo mundo si indicamos que las redes de la portería, los banderines de córner o dos elementos clave utilizados por el árbitro (el silbato y las tarjetas) también son de plástico.

Hemos visto que dentro del terreno de juego es difícil encontrar algo que no esté compuesto, en mayor o menor medida, de plástico. Y eso que no hemos salido de las líneas del campo, porque no hemos comentado ningún elemento de los estadios, como podrían ser los asientos. Quizá a partir de hoy veamos los partidos con otros ojos.

Fuente y más información: Plastics Europe.