El pasado 12 de marzo tuvo lugar un evento organizado por Packnet en el que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ofreció todos los detalles del nuevo Real Decreto del Gobierno de España en el que se crea un registro de Huella de Carbono, cuyo objetivo principal es la reducción de emisión de Gases de Efecto Invernadero. En el encuentro se detallaron las implicaciones que tendrá en las empresas.

Los participantes en esta jornada fueron Marta Hernández, responsable de la Oficina Española para el Cambio Climático del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente; Mercedes Hortal, responsable de la Oficina de Sostenibilidad de ITENE; Eduardo Zapata, secretario General de UNO; Aurelio del Pino, director general de ACES; Víctor Marcos, gerente de Medio Ambiente de Tetra Pak; y Sandra Pérez, responsable técnico de la Plataforma Tecnológica Española de Envase y Embalaje (Packnet).

Entre otras cosas, todos ellos coinciden en que las ventajas que tiene para una empresa conocer la Huella de Carbono se centran en la mejora de su imagen, y en la posibilidad de acceder a mercados europeos que ya requieren este certificado. Además tiene importantes consecuencias económicas porque reducir la huella de carbono implica reducción en el consumo energético y reducción de costes. Y todo conlleva una mejora de la competitividad de las empresas.

En esa línea se situaba Marta Hernández, que aseguró que ya se está pensando la forma de crear un registro voluntario de Huella de Carbono “que ayude a las empresas en su cálculo y reducción, minimice el impacto ambiental entre las pymes y que fomente la creación de sumideros forestales”. También destacó que este cálculo implicará un ahorro energético y económico y que aumenta las posibilidades de exportación.

Por su parte, Mercedes Hortal asegura que la Huella de Carbono es un indicador que refleja una realidad respecto a la situación ambiental de una organización. Y añade: “Lo adecuado es realizar una al año que nos permita medir la evolución en nuestra reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero”.

Hortal ha indicado que hay varias metodologías para determinar la Huella de Carbono de una compañía y que generalmente una empresa debe medir: “las emisiones directas, fruto del uso de combustibles fósiles en su proceso de producción; las emisiones de los vehículos propiedad de la empresa; y las emisiones derivadas del consumo energético de la actividad productiva”.

Mercedes Hortal ha concluido resumiendo el proceso para que una empresa determine su huella de carbono: “Identificar los procesos que emiten Gases de Efecto Invernadero, cuantificar las emisiones, plantear las posibilidades de acción y realizar un informe”.

DISTINTOS SECTORES INTENTAN REDUCIR SU HUELLA DE CARBONO

El resto de participantes, responsables de los distintos actores del proceso, han explicado las iniciativas que está tomando cada sector para reducir su huella de carbono.

Eduardo Zapata, secretario general de UNO, ha expuesto las medidas generales que están llevando a cabo las compañías de logística, como utilizar vehículos alternativos y combustibles alternativos.

El director general de ACES, Aurelio del Pino, confía en el efecto dominó y asegura: “Las grandes cadenas de distribución son líderes y tienen capacidad tractora para que otros sectores se sumen a la iniciativa de medir su huella de carbono”.

Víctor Marcos, gerente de medio ambiente de Tetra Pak Iberia, ha asegurado que la empresa en la que trabaja es pionera en este aspecto y que llevan colaborando con ITENE desde 2008, lo que les ha supuesto importantes ahorros de agua y energía: “Con impacto económico y medioambiental”.

La jornada contó con la presencia de más de cien representantes de empresas de sectores de envase, embalaje, agrónomo, y alimentario, entre otros. Y se ha desarrollado en las instalaciones del Ministerio de Economía y Competitividad, en Madrid.