El diseño ecológico y el etiquetado energético de la UE mejoran la eficiencia energética

El-diseno-ecologico-y-el-etiquetado-energético-de-la-UE-mejoran-la-eficiencia-energetica

Según un nuevo informe del Tribunal de Cuentas Europeo, las medidas de la UE sobre el diseño ecológico y el etiquetado energético han contribuido a mejorar la eficiencia energética. Sin embargo, se produjeron retrasos considerables en el proceso reglamentario y existía el riesgo de que se sobrestimara el impacto de la política. Además, el incumplimiento del reglamento por parte de fabricantes y minoristas es todavía un problema significativo.

En el contexto de su lucha contra el cambio climático, la UE se ha comprometido a mejorar su eficiencia energética en un 20 % antes de 2020, y en un 32,5 % antes de 2030. Como contribución al logro de estos objetivos, la Comisión Europea ha adoptado medidas para acentuar el carácter ecológico del diseño de productos (diseño ecológico) y de la información que se facilita al consumidor sobre consumo energético y rendimiento medioambiental (etiquetado energético).

Los auditores confirmaron que la Comisión había recurrido a metodologías sólidas y transparentes para seleccionar los productos regulados, lo que dio lugar a que en la política de la UE se diera prioridad a más de treinta grupos de productos con mayores posibilidades de ahorro energético. Al mismo tiempo, los auditores observaron un retraso evitable en el proceso reglamentario que redujo el impacto de la política, pues es probable que los requisitos del ecodiseño queden desfasados y el etiquetado energético dejen de ser pertinentes para ayudar al consumidor a distinguir entre los productos de mayor o de menor rendimiento. Mientras tanto, la Comisión toma medidas para mejorar el etiquetado energético. Sin embargo, como sostienen los auditores, la integración de la economía circular se hace todavía de forma ad hoc.

La Comisión comunica periódicamente los resultados de su política de diseño ecológico y de etiquetado energético, pero es probable que algunos supuestos hayan sobrestimado el impacto de la política. Por ejemplo, no se tiene en cuenta el incumplimiento del reglamento ni los retrasos en la aplicación. Asimismo, en el balance del impacto del diseño ecológico no se valora la diferencia entre el consumo teórico derivado de las normas armonizadas y el consumo energético real. Por ejemplo, los frigoríficos y congeladores se prueban sin abrir las puertas y sin alimentos en su interior. Existe así un riesgo de sobrestimación de los ahorros, como advierten los auditores.

En los Estados miembros de la UE, las autoridades de vigilancia del mercado tienen que garantizar que los productos vendidos en su territorio se ajusten a la legislación sobre etiquetado energético y diseño ecológico. Sin embargo, la Comisión desempeña un papel importante para facilitar la cooperación entre dichas autoridades. El objetivo del sistema de información y comunicación para la vigilancia del mercado es ayudar a compartir los resultados de las inspecciones, aunque algunas limitaciones funcionales reducen su eficacia.

Con el objetivo de ampliar su conocimiento sobre la Plataforma, puede visitar la sección Conócenos donde podrá consultar el catálogo de PACKNET, así como las diferentes subsecciones dentro de Asociados para conocer las entidades ya adheridas a la Plataforma.